Como un gato

Los escritores —creo que ya lo he comentado en alguna ocasión— somos terriblemente inseguros por naturaleza. 

Forma parte de nuestro ser, y creo que solo se te quita cuando acumulas décadas de experiencia, títulos publicados y un sillón en la Real Academia de la Lengua.

En cualquier caso, eso hace que seamos muy receptivos a cualquier halago. Y nos comportamos como un gato. 

Cuando nos tienden la mano en forma de bonitas palabras en una reseña, tendemos a desconfiar y nos cuesta acercarnos.

Pero si los halagos continúan, terminamos en los brazos figurados de quien nos habla, ronroneando como un gatito.

De la misma manera, podemos ser terriblemente huidizos o agresivos con quienes nos han atacado. A veces hasta sacamos las garras para defendernos, aunque su efecto sea más moral que otra cosa.

Eso sí, a pesar de esas similitudes, hay una diferencia muy grande entre gatos y escritores.

Un gatito siempre será infinitamente más achuchable.

Mañana, más. ¡Feliz escritura!

Imagen: Roxanne Desgagnés en Unsplash

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares
Share This