Cuidado con el mono

Tu mente es como un mono.

No me lo he inventado yo. Es una metáfora budista para referirse a la parte inquieta, apresurada y caprichosa de tu mente. 

Sí, esa parte desordenada que es incapaz de quedarse quieta y que salta de un pensamiento a otro como un mono de rama en rama.

O, en otras palabras, una forma más de Resistencia.  

Una bastante perniciosa, de hecho.

Porque puede ocurrir, y te lo digo por experiencia, que madrugues para hacer tu trabajo, quieras comenzar a escribir pero cuando quieres darte cuenta, llevas una hora perdiendo tiempo en tareas accesorias que pueden esperar.

Controlar el mono es parte fundamental de tu trabajo como escritor, o de cualquier otro trabajo creativo. 

De hecho, si dejas al mono suelto ya puedes irte olvidando de crear nada memorable. 

Mañana, más. ¡Feliz escritura! 

Imagen: Felipe Correia en Unsplash

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares
Share This