Mis cinco relatos de marzo

Para el mes de marzo, me propuse publicar cinco relatos, uno por semana, aprovechando algunos que ya tenía escritos y otros que escribí para la ocasión. Con ello, no solo he aumentado mi catálogo y las puertas de entrada de los lectores a mi obra, sino que me ha servido para hacer pruebas con distintos diseñadores que se han encargado de las cubiertas de cada relato.

En este año 2018 no solo terminaré la saga de La amenaza treyana, sino que aprovecharé la publicación de La Guerra del Ayer para renovar por completo la imagen de los diferentes títulos de la saga. Veremos si eso y la conclusión de la saga revitalizan las ventas.

Mientras tanto, hoy quiero compartir contigo los cinco relatos de marzo, de los que estoy muy orgulloso y espero que disfrutes si te apetece comprarlos y leerlos.

La nave colonizadora Pionero viaja por el espacio en dirección a Kepler-296e, con diez mil mujeres y hombres a bordo, hibernados para soportar el largo viaje. Un centenar de ellos está despierto en todo momento para manejar la inmensa nave, rotándose en turnos de vigilia de un año.

Harper Boduch ha terminado su primer turno de vigilia desde que arrancó la Pionero, y está listo para volver a entrar en hibernación.

Pero no lo está para lo que le va a pasar.

Halah Kibb se está muriendo. Después de pasar veintiocho años varada en un planeta desolado, sobreviviendo con alimentos sintetizados y respirando aire reciclado una y otra vez, el fin de su vida se aproxima, y ella lo sabe.

Pero no antes de que descubra qué hay detrás de la puerta.

«—MIKE, NO SÉ SI ME ESTÁS ESCUCHANDO, PERO TENGO DELANTE DE MÍ A UNA CRIATURA ALIENÍGENA SIMPLEMENTE INCREÍBLE…».

Tan solo era una misión rutinaria, la exploración de un planeta enano recién descubierto, pero todo se complica cuando Raúl Philibert se topa con una criatura alienígena desconocida y ese primer encuentro entre la humanidad y una nueva especie… no es como esperábamos.

Castronovo es un planeta relativamente pacífico, en el que la arqueóloga Lorna Weber ha encontrado la felicidad junto a Vidal Conti. Cuando éste desaparece, solo el edil del Cuerpo Tenok Pol puede encontrarlo, pero estará todavía vivo… ¿o muerto?

Un Frescor Inconfundible recupera a Tenok Pol, el zor-huano presentado en La Cosmonave Perdida, y lo mete en un misterio en el que hay más de lo que aparenta a simple vista. ¿Qué papel juega el hermano de Lorna en todo el asunto? ¿Cuál es la relación entre ambos que su hermana desconoce? ¿Por qué querría nadie hacer daño a un químico molecular rechoncho y desaliñado?

Aquel día era solo un día de trabajo más para Abel Martínez. Lo que ocurre es que cuando tu trabajo es liderar un pelotón de la Unidad Militar de Emergencias y tienes que controlar un incendio veraniego en Galicia, no todo el mundo lo considera un «día de trabajo» normal.

Pero lo es mucho menos cuando te enfrentas a algo que no es de este mundo.

Puedes adquirir cualquiera de ellos si haces clic en su portada, y si eres miembro de Kindle Unlimited, puedes leerlos completamente gratis.

Mañana, más. ¡Feliz escritura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *