Nadie te debe nada

El oficio de escritor tiene mucho de romántico, pero la realidad es que el romanticismo no te lleva a ningún sitio. Todos tenemos la imagen del escritor que espera a que la musa aparezca y le inspire una novela superventas que sirva para no volver a trabajar nunca más. La realidad es bien distinta. La musa solo viene cuando trabajas todos los días, y durante bastantes horas; incluso cuando has terminado tu novela, nada te garantiza que alguien vaya a leerla, por una razón muy sencilla.

Nadie te debe nada.

Esto, que es una verdad como un templo en la mayoría de ámbitos de la vida diaria, lo es más todavía en la escritura. ¿Has escrito una novela? Estupendo, puedes darte tú mismo la palmadita en la espalda. ¿Ah, es que pretendías que comprase tu novela? Entonces debes darme una buena razón para que tu novela destaque entre todos los millones que hay. ¿Tiene una buena portada? ¿Has escrito una sinopsis con gancho? ¿Te has preocupado de corregirla y editarla? ¿La has ubicado en el género y la categoría correcta? ¿La historia es buena? ¿Tú, como lector, comprarías tu libro?

Incluso aunque respondas de forma afirmativa a todas esas preguntas, eso no implica que nadie vaya a comprar tu novela. De hecho, si es tu primera novela, en condiciones normales será mala, porque habrás cometido todo tipo de errores de principiante, como el exceso o la falta de descripciones, el punto de vista que salta de un personaje a otro en la misma escena o agujeros en la trama por los que puede pasar un camión… Nos pasa a todos, incluso los mejores escritores que puedas recordar han atravesado esa fase.

Yo mismo soy un ejemplo de ello. En mi opera prima, La cosmonave perdida, hay muchas cosas que hoy las leo y me avergüenzo, y me ocurre lo mismo con el resto de mis textos. Algunas pude corregirlas (como el uso de guiones en vez de rayas), pero otras he preferido dejarlas, porque tampoco tiene mucho sentido vivir en el pasado. Siempre hay que pensar en el próximo trabajo, y quiero pensar que mis siguientes libros han sido cada vez un poquito mejores. Al menos, es la impresión que me llevo de lo que me dicen mis lectores.

Pero nunca olvido que nadie me debe nada. Ninguno de mis lectores (pasados, presentes y futuros) está obligado a comprar mis libros. No tengo la presunción de pensar que mis textos son una revolución en el mundo de la ciencia ficción literaria y no trato a ninguno de los lectores con los que me relaciono en mi plataforma de autor como una mera fuente de ingresos. Son mis clientes, son mis cómplices y son mis jefes. Solo manteniéndolos satisfechos puedo albergar alguna esperanza de ganarme la vida con lo que escribo.

Nadie me debe nada; en realidad, soy yo el que debo todo. En primer lugar a mi pareja, que es mi inspiración y mi apoyo constante, además de mi primera lectora. Y después, al resto de mis lectores, con los que tengo una deuda que nunca seré capaz de pagar. Gracias a ellos, gracias a ti, puedo intentar labrarme una carrera como escritor, algo que hace pocos años ni siquiera me atrevía a soñar.

Será duro, pero estoy dispuesto a trabajar ocho días a la semana para conseguirlo. Porque sé que solo podré lograrlo a través de trabajo, esfuerzo y una pequeña dosis de suerte; no hay atajos ni trucos, y si no lo hago yo, nadie lo hará por mí. El éxito no es fácil de conseguir, si lo fuese todo el mundo sería un escritor de éxito. Y mis amigos escritores de La Alianza también lo saben; a ellos también les debo mucho, más de lo que piensan.

Nadie me debe nada, pero está bien, porque solo cuando dependes de ti mismo es cuando puedes dar lo mejor de ti.

Imagen: Joshua Earle vía Unsplash.

¿Quieres recibir más entradas de Miguel Ángel Alonso Pulido?

¿Quieres recibir más entradas de Miguel Ángel Alonso Pulido?

Únete a la lista de suscriptores para recibir las últimas entradas directamente en tu correo electrónico.

¡Gracias! Desde hoy recibirás cada entrada que publique directamente en tu buzón de correo.

  7 comments for “Nadie te debe nada

  1. 14/08/2015 at 5:52 pm

    No viene nada mal tu cura de humildad: se nos olvida con frecuencia lo que somos.

    Gracias, Miguel Ángel.

    • Miguel Ángel
      14/08/2015 at 6:15 pm

      Cierto, hay que recordar siempre nuestro origen. Gracias a ti, Javier.

  2. 16/08/2015 at 9:08 pm

    Suscribo totalmente esta frase: “Trabajo, esfuerzo y una pequeña dosis de suerte; no hay atajos ni trucos, y si no lo hago yo, nadie lo hará por mí”. Como suelo decir: “las 3 T”: Trabajo, Tesón y un poco de Terquedad; si la suerte acompaña fantástico, sino siempre están ahí las T 😉

    • Miguel Ángel
      16/08/2015 at 9:54 pm

      ¡Exactamente, Mariana! Y también podemos recordar la famosa frase de Thomas Jefferson: “Creo bastante en la suerte. Y he constatado que, cuanto más duro trabajo, más suerte tengo”. Al final, todo se reduce a que tienes que poner de tu parte, porque si no, no conseguirás nada. ¡Salu2! 😉

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Lista de Avisos de
Miguel Ángel Alonso Pulido

Lista de Avisos de

Miguel Ángel Alonso Pulido

¿Quieres enterarte antes de nadie de mis nuevos libros y relatos? Suscríbete y además de ser avisado con anticipación de las novedades que publique, recibirás un avance exclusivo de 30.000 palabras de mi próximo libro, Prisioneros del Futuro

¡Muchas gracias! En breve recibirás un correo para que confirmes tu suscripción.