No es arte, es una transacción

Cuando alguien toma tu libro y comienza a leerlo, está entregándote su tiempo y su atención, que son extraordinariamente valiosos.

Puede que hasta haya entregado también dinero, lo que aumenta el valor de la transacción.

A cambio de todo eso, tú como escritor debes darle algo a cambio en tu obra:

  • Puedes entretener al lector.
  • Puedes hacer que aprenda algo.
  • O puedes hacer las dos cosas e instruir deleitando.

Lo importante es que el lector reciba algo en la transacción. Al fin y al cabo, es un contrato implícito en todo libro: quieres que te lean porque crees que tienes algo que ofrecer. Si no es así, atente a las consecuencias. 

Mañana, más. ¡Feliz escritura!

—————————

Domingo, 2 de octubre de 2017

Días seguidos publicando en el blog: 91.

Días seguidos escribiendo ficción: 2. Mejor racha: 10.

—————————

Imagen: Dakota Corbin en Unsplash