Que no sea una carga

Creo que todos los escritores hemos cometido el mismo pecado cuando empezamos: queremos escribir tanto que convertimos la escritura en una obligación, en una carga. 

El problema es que, tarde o temprano, querrás librarte de esa carga.

Me ha pasado. Uno termina preocupándose tanto de escribir, que ya no disfruta de ello. 

La clave está en que la escritura siga siendo un juego. Recuerda cómo disfrutabas escribiendo al principio y no lo pierdas. 

Por eso, no es bueno que te pongas «premios» por escribir. Nada de ver una película o perder un poco el tiempo en Facebook.

El mayor premio al que puedes aspirar es escribir. Lo sabes y lo experimentas cada vez que una historia va tomando forma frente a tus ojos.

Que la escritura sea siempre un juego y no una carga. No necesitas más que eso. 

Mañana, más. ¡Feliz escritura!

Imagen: Vance Osterhout en Unsplash

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares
Share This