Mes: febrero 2018

Tienes que aburrirte

Hoy en día, es imposible aburrirse. Con tu smartphone o con tu ordenador todo el mundo está conectado de forma permanente y puede acceder a sus redes, ver millones de vídeos interesantes o leer prácticamente cualquier texto escrito por la humanidad, en cualquier lugar a cualquier hora. Todo esto, dicho sea de paso, no estaba entre las cosas que nos…

Sigo vivo

Si estás leyendo estás líneas es que sigo vivo.  No, no me ha pasado nada malo ni he tenido ninguna enfermedad mortal (más allá de un maldito resfriado que no se me quiere despegar). Es solo que he hecho el cambio de servidor de esta página y ayer estuve liado con la migración de la web. Hay cosas que faltan,…

Rapidez

Antes el concepto de rapidez era poner tu libro en las manos de tus lectores lo antes posible. Así nacieron las listas de bestsellers, en las que solo podías entrar si vendías muchos ejemplares en poco tiempo. Hoy, el concepto de rapidez es bien distinto.  En un primer momento podrías pensar que se refiere a la rapidez con la que los lectores pueden…

Luchar contra molinos

Una de las frases más famosas de Don Quijote de la Mancha es aquella que dice Sancho a Quijote en el octavo capítulo de la inmortal obra de Cervantes. No son gigantes, sino molinos.  Ha entrado en el lenguaje como la expresión perfecta que define pelear con enemigos imaginarios.  Todos hemos visto a alguien hacerlo, a veces incluso somos nosotros los que peleamos con algo…

Es un nuevo mundo

Este mundo de la literatura independiente en el que nos movemos sigue siendo relativamente nuevo. El Kindle tiene apenas diez años. En España Amazon llegó hace solo siete. y así con todo. En el antiguo mundo de la publicación todo se basaba en la velocidad. Vender muchos ejemplares muy rápido para salir en las listas de venta y lograr visibilidad. Si…

Ruido

Si, hay mucho ruido, muchas obras publicadas, es prácticamente imposible que te encuentren. Para que te encuentren, solo puedes confiar en dos cosas. Una que es los lectores sepan buscar. La otra es que tu te hagas notar. Para hacerte notar, la solución cortoplacista es ponerte con tu megáfono en la plaza pública de las redes y gritar a los cuatro vientos tu…