Febrero ha sido un mes en el que he comenzado a coger carrerilla y en el que he pensado mucho en el libro en el que estoy trabajando, Proyecto Armagedón, sobre mi carrera como escritor independiente y sobre esta bitácora. He llegado a algunas conclusiones muy valiosas que me hacen mirar con esperanza el futuro pero, primero, veamos cómo ha sido este mes.

Balance como escritor

Palabras escritas:

  • Ficción: 16.964 nuevas palabras, un 138% más que en enero. Total anual: 24.097 palabras. 
  • Entradas de blog: 5.503 nuevas palabras, un 56% menos. Total anual: 17.997 palabras. 
  • Trabajo: 16.328 nuevas palabras, un 58% más. Total anual: 23.654 palabras.
  • Otros: 7.129 nuevas palabras, un 49% más. Total anual: 11.290 palabras. 
  • Total de nuevas palabras: 45.924 nuevas palabras, un 32% más. Total anual: 80.668 palabras. 

En lo que se refiere a producción literaria, he empezado a desembarazarme de la “pájara” que tuve encima los dos últimos meses. Espero que febrero marque el inicio de una tendencia al alza para el resto del año porque si no, no habrá manera de cumplir con mis objetivos para 2015. Voy a seguir trabajando para aumentar el número de palabras de ficción, aunque signifique publicar menos entradas, como ya se ha visto en el mes de febrero. No hay nada más importante que mi ficción y es a eso a lo que debo dedicar cada hora de tiempo CELS que pueda conseguir.

Balance como editor

Historias y proyectos finalizados:

  • Portadas diseñadas: 0. Total anual: 2.
  • Vídeos realizados: 0. Total anual: 0.

En este mes de febrero, no he tenido más actividad como editor que investigar un poco en otros mercados y tiendas online. Ya lo dice el refrán que no es bueno tener todos los huevos en una misma cesta, así que con el tiempo iré publicando mis títulos en otras plataformas. Hasta que no amplíe mi catálogo no lo haré, pero hay que ir informándose y tanteando el terreno con vistas a los próximos meses, en los que comenzaré a publicar en otros sitios aparte de Amazon.

Balance como empresario

De la misma manera, como empresario la única decisión relevante que he tomado durante el mes de febrero fue ajustar el PVP de mis libros en papel a lo habitual en el mercado, como parte de mi estrategia de precios. En ventas, continúa la tendencia a la baja del mes de enero pero no me preocupa; en abril y mayo habrá novedades que espero reactiven las ventas y no me refiero solamente a la publicación de Proyecto Armagedón…

Resumen

Aunque corto, febrero ha sido un mes provechoso en el que he podido retomar una cierta velocidad de crucero para escribir; solo por eso, ya daría por bueno el mes pero es que, además, he podido reflexionar sobre mi carrera en general y esta bitácora en particular. He comprobado que prefiero hacer menos entradas pero con más contenido y las últimas entregas de la serie Cómo autopublicar tu libro son una buena prueba de ello. Por tanto, el ritmo de publicación de Confesiones de un escritor descenderá para poder ofrecer entradas más jugosas.

Al mismo tiempo, eso me servirá para poder dedicar más horas a acabar el primer borrador de Proyecto Armagedón. Me comprometí a terminarlo en este mes de febrero y no ha podido ser, pero no estoy preocupado. Tengo el desarrollo del libro dentro de mi cabeza, solo necesito poder echar horas para sacarlo adelante y a eso voy a dedicar mis esfuerzos en marzo. En un mes, veremos el resultado.

Imagen: Dafne Cholet vía Flickr.