Balance mensual nº41: Mayo 2017

Palabras escritas

  • Ficción: 2.472 nuevas palabras, mucho más que en el mes anterior (que fue cero). Total anual: 37.798 palabras.
  • No ficción: 10.223 nuevas palabras, un 9,8% más. Total anual: 52.835 palabras.
  • Total mensual: 12.695 nuevas palabras, un 36,3% màs que en el mes anterior. Total anual: 90.633 palabras.

Pues mayo ha seguido la tónica de junio, aunque solo en parte. He escrito un poco de ficción, destinada a un relato para un proyecto que anunciaré en los próximos días, pero nada más que eso. La vida ha decidido juntar un buen puñado de acontecimientos en este mes que no me han dejado dedicarme a la ficción y, además, la musa ha tenido a bien regalarme este mes un nuevo planteamiento para La Guerra del Ayer que es mucho más apasionante que el que tenía previsto inicialmente, a la par que más complejo (más de eso en el siguiente apartado). La ficción se ha resentido, pero este mes y los próximos se presentan más despejados, por lo que podrá dedicarme más a ella.

En cuanto a la no ficción, todo marcha sobre ruedas, a pesar de la semana sabática que tomé este mes. Esta bitácora sigue creciendo cada vez más y he avanzado algo en mis proyectos de no ficción, por lo que me doy por satisfecho.

Objetivos en curso del primer trimestre

  • Escribir el cuarto libro de La amenaza treyana, La Guerra del Ayer. El regalo de la musa que mencionaba antes ha trastocado todos mis planes con respecto a este libro.  Podría ir a lo fácil y atenerme al esquema original, pero mi lector interior está dando saltos de contento ante lo poco que le he contado de este nuevo planteamiento y necesita —necesito— saber qué pasa después. Eso me obliga a realizar un trabajo extra de planificación para asegurarme de no dejar ningún cabo suelto, además de que lo poco que tenía escrito ya no me vale, incluyendo ese final original del que estaba tan orgulloso. En cualquier caso. creo que el cambio merecerá la pena y este mes confío en poder avanzar con los primeros capítulos.
  • Sacar la versión en papel de Prisioneros del Futuro. No he podido avanzar con este proyecto pero dado que es algo más sencillo que escribir, lo único que necesito es un tiempo dedicado en exclusiva a él, que ya he reservado en mi agenda. Si nada falla, este mes saldrá a la venta.
  • Publicar Cómo autopublicar tu libro. Sigo trabajando en él de forma esporádica y este mes de junio va a ser fundamental para ver si lo consigo o no. Al igual que la versión en papel de Prisioneros, lo único que necesito es tiempo para poder dedicar al libro y en estos treinta días confío en poder dedicar mucho más tiempo que en los meses anteriores.
  • Acumular un mes de adelanto en esta bitácora. Voy un poco a trancas y barrancas con este objetivo, pues cuando acumulo un par de entradas, la vida se me interpone y no me deja seguir acumulando. Creo que voy a rebajar mis expectativas y dejarlo en un par de semanas de adelanto, pues creo imposible generar contenido para dos meses en un solo mes. Dentro de 30 días, veremos si lo consigo o no.

Resumen

Mayo ha sido un mes de transición en el que he avanzado en muchos aspectos de mi vida personal y laboral, y eso ha repercutido algo en mi producción literaria. Ahora que esos cambios se han producido, tengo una nueva normalidad en la que encajar la escritura, en especial la «nueva»  versión de La Guerra del Ayerademás del resto de proyectos. Tengo confianza en mi capacidad para ello, pues cada día estoy más seguro de este camino emprendido hace años y gran parte de la culpa lo tienen estos balances. Pero eso es motivo para otra entrada, ahora debo ponerme a trabajar.

Nos leemos el mes que viene. ¡Feliz escritura!

Imagen: Dafne Cholet vía Flickr.