Lo más díficil en todo…

Es empezar.

Ya sea iniciar cualquier tipo de proyecto creativo, o comenzar tu sesión de escritura del día. No hay nada más difícil que empezar. 

Recuerda las leyes del Newton creativo. No es algo que solo te pase a ti, le pasa a todos los escritores que puedas imaginar. 

La diferencia es que, con el tiempo, te vas haciendo un poco más experto en empezar. 

De hecho, hay muchos trucos que te ayudarán a hacer más fáciles los comienzos, como los sprints de escritura. Una vez que empiezas a escribir, la inercia te ayudará a seguir haciéndolo.

Si además te esfuerzas en cumplir las reglas de Heinlein y terminar lo que empiezas, nada podrá pararte. 

Mañana, más. ¡Feliz escritura! 

Imagen: Manuel Sardo en Unsplash