No hay nada más

La gente fuera de esta profesión piensa que hay algo mágico en la escritura, que entras en tu habitación a medianoche, lanzas tus huesos mágicos y bajas por la mañana con una historia, pero no es así. Te sientas frente a la máquina de escribir y trabajas, y no hay nada más.

Harlan Ellison, conocido entre otras cosas por escribir en público como nadie había hecho antes.

Mañana, más. ¡Feliz escritura!

Imagen: David Klein en Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *