Sigo con el trancazo

El resfriado se aferra a la vida, pero ayer al menos me dejó trabajar tranquilo en el trabajo alimenticio que me paga las facturas. Con tanto medicamento estaba grogui y pasé todo el día intentando que no se me cerraran los ojos. Por eso, al llegar a casa he cenado algo, escrito esta entrada breve, y me voy a la cama a dormir. Ya falta menos para vencer al jodido virus. Mañana, más. ¡Feliz escritura!

—————————

Miércoles, 4 de octubre de 2017

Días seguidos publicando en el blog: 73

Días seguidos escribiendo ficción: 0. Mejor racha: 6

—————————